Lawren S. Harris Pintor y teósofo

Lawren S. Harris Pintor y teósofo

Lawren Harris (delante) y el productor de la CBC Ira Dilworth (detrás) de excursión en las Rocosas canadienses

Esta historia es cortesía de mi boletín The Rocky Mountain Review. Si desea una nueva inmersión en la cultura canadiense, consúltelo aquí: https://therockymountainreview.substack.com/

Recuerdo que paseando por la Galería de Arte de Ontario, en el centro de Toronto, me encontré con un cuadro de un paisaje invernal que me llamó la atención. Era moderno y distintivo. Nunca había visto paisajes pintados de tal manera. Ahora bien, admitiré que no soy la aficionada al arte más entendida, pero los cuadros que había visto hasta entonces eran increíblemente detallados y J.M.W Turner era mi artista favorito.

Después de mirarlo más de cerca vi que estaba fechado en 1928. Me sorprendió, pero ¿por qué iba a sorprenderme? La pesencia de la memoria” de Salvador Dalí se estrenó en 1931. Si no tuviera conocimientos de arte habría pensado que se hizo mucho más tarde.

La pintura era “Lagos y montañas”. Mostraba un lago oscuro en primer plano con dos estribaciones y una serie de montañas al fondo. Contenía tonos neutros oscuros y ricos colores brillantes con rasgos suaves y líneas duras que separaban los elementos principales. Este artículo es la historia de su pintor Lawren Stewart Harris.

Lagos y montañas (1928). Fuente: El Grupo de los Siete

¡Gracias por leer The Rocky Mountain Review! Si disfruta con nuestro trabajo, suscríbase:

Lawren Stewart Harris, CC, nació en Brantford, Ontario, el 23 de octubre de 1885, hija de Thomas Morgan Harris y Anna Stewart. Familia bautista, los Harris asistían a la iglesia tres veces al día los domingos y el único libro que se permitía leer en el hogar familiar era la biblia (algo contra lo que Lawren se rebelaba a menudo). Tras la muerte de Thomas, Anna amplió los horizontes de su hijo. Llevó a Lawren y a su hermano de viaje a Europa, reinstaló a la familia en Toronto y compró uno de los primeros automóviles disponibles en la ciudad.

Todo esto fue posible porque el abuelo de Harris era Alanson Harris. Un hombre que se hizo rico con una máquina cosechadora. Esto convirtió al joven pintor en heredero de la fortuna Massey-Harris. La riqueza familiar beneficiaría enormemente a Harris en su carrera como pintor, ya que nunca tendría que trabajar en otro empleo para mantenerse.

Harris asistió a la Central Technical School y al St. Andrew’s College. A los diecinueve años se trasladó a Alemania a petición de su madre para estudiar en Berlín durante cuatro años. Anna pensó que sería bueno para su hijo estudiar arte en uno de los centros culturales del mundo y sus parientes de allí podrían vigilarlo. Harris asistió a clases particulares en un estudio y estuvo expuesto a los diferentes movimientos artísticos que se estaban formando en la ciudad: expresionismo, fauvismo y simbolismo. Además, su interés por Teosofía (el sistema filosófico basado en la creencia de un principio universal y eterno fundamental para toda vida) creció tras leer a Blavatsky (mística rusa y fundadora de la Sociedad Teosófica) y a Ouspensky (filósofo ruso); y cuando regresó a Canadá se unió a la Logia de Toronto de la Sociedad Teosófica Internacional.

Poco después de comenzar su carrera como pintor, Lawren se casó con Beatrice Philips el 20 de enero de 1910. Tendrían tres hijos, Lawren P. Harris, Margaret Anne Harris y Howard K. Harris. Lawren P. Harris seguiría los pasos de su padre y se convertiría también en pintor.

Sus cuadros durante este periodo eran de estilo postimpresionista y se centraban principalmente en escenas callejeras de los antiguos barrios pobres de la ciudad. Este sería su enfoque principal hasta principios de la década de 1920.

Regreso de la iglesia (1919). Fuente: Galería Nacional de Canadá

En 1913, a los pocos años de casarse y de iniciar su carrera como pintor, Harris entablaría amistad con el también artista J.E.H. MacDonald. Juntos, los dos fueron a Buffalo, Nueva York, donde asistieron a una exposición sobre arte escandinavo. Harris pensó que las realidades del paisaje canadiense requerían algo diferente; menos académico que el estilo británico y más sustancial que los impresionistas franceses. Para hacerlo bien, tenía que ser distinto.

Al asistir a la exposición y descubrir la obra de Gustav Fjestad, encontró su solución. Una conciencia de verosimilitud con un fuerte sentido del diseño. Tras regresar a Canadá, junto con otros pintores afincados en Toronto, comenzó a realizar excursiones al norte de Ontario para pintar paisajes. El resultado fue una nueva y distintiva representación de los paisajes canadienses en un estilo que capta su realismo con una representación moderna.

Los primeros viajes fuera de Toronto tuvieron lugar entre 1918 y 1919. Harris financió viajes en vagón caja con J.E.H. MacDonald y otros artistas conocidos a la región de Algoma. Harris y el grupo pintarían los paisajes del río Montreal y del cañón de Agawa.

En 1920, Harris y MacDonald formaron el Grupo de los Siete. También conocido como la Escuela Algonquin, el grupo existió hasta 1933 y contaba con los pintores de Toronto Franklin Carmichael, A.Y. Jackson, Frank Johnston, Arthur Lismer y Frederick Varley. Miembros posteriores fueron A.J. Casson, Edwin Holgate y LeMoine Fitzgerald. Artistas asociados fueron Tom Thomson y Emily Carr.

El Grupo de los Siete creía que se podía desarrollar una forma distinta de arte canadiense a través del contacto directo con la naturaleza. A su vez, se hicieron conocidos por sus pinturas del vasto y diverso paisaje canadiense. Por sus esfuerzos se les reconoce la creación del primer gran movimiento artístico nacional de la historia de Canadá. Como resultado, la obra del grupo se hizo famosa en todo el mundo.

Las pinturas de Harris de finales de la década de 1910 y principios de la de 1920 eran ricas en colores brillantes y motivos compositivos decorativos. Todo esto cambió en el otoño de 1921, cuando Harris se aventuró más allá de Algoma, hasta la costa norte del Lago Superior. A partir de entonces sus cuadros adoptarían un estilo austero simplificado con una paleta de colores restringida (colores joya y tonos neutros).

Lago Superior (1923). Fuente: El Grupo de los Siete

Durante el mismo periodo Harris se aventuró hacia el oeste, a Alberta. En 1924 visitó con A.Y. Jackson el Parque Nacional de Jasper para dibujar las Montañas Rocosas canadienses. Hasta 1929 Harris viajaría a lo largo de la cordillera de las Montañas Rocosas canadienses en Alberta y la Columbia Británica explorando el Parque Nacional de Banff, el Parque Nacional de Yoho y el Parque Provincial del Monte Robson.

Monte Lefroy (1930). Fuente: El Grupo de los Siete

En 1930 Harris emprendió su último y más ambicioso viaje de esbozo, adentrándose en el Ártico. Pagó el alojamiento en el buque de aprovisionamiento SS. Beothic durante dos meses y realizó más de 50 bocetos. Los óleos resultantes marcaron el final de la era paisajística de Harris y a partir de entonces se centraría en la abstracción.

Montañas de Groenlandia (1930). Fuente: Galería Nacional de Canadá

En 1934 Lawren dejó a Beatrice junto con sus tres hijos y solicitó el divorcio tras veinticuatro años de matrimonio. Esto ocurrió cuando se enamoró de Bess Housser, esposa de su antiguo compañero de clase y biógrafo del Grupo de los Siete, Fredrick Housser. Lawren y Bess forjaron su relación en secreto mediante el intercambio de cartas íntimas en las que hablaban de arte, teosofía y filosofía.

Sus divorcios individuales se presentaron en Reno, Nevada, y ambos se fugaron inmediatamente. La familia de Beatrice amenazó rápidamente a Harris con acusarle de bigamia, ya que los divorcios aún no estaban reconocidos en Ontario, y no lo estarían hasta que se aprobara una ley uniforme de divorcio a nivel federal en 1968. Las amenazas de acciones legales y su reputación en la cuerda floja obligaron a Harris a huir a New Hampshire con Bess. Permanecerían en Hanover cuatro años y luego se trasladaron a Santa Fe, Nuevo México, donde formó el Grupo de Pintura Trascendental.

Tras dos años en Nuevo México, la pareja se trasladó a Vancouver, en la Columbia Británica, donde vivirían el resto de sus vidas. Harris siguió trabajando en el abstraccionismo y ayudó a crecer y apoyar la escena artística de Vancouver. Esto incluyó ayudar a la galería local a conseguir importantes obras de su fallecida colega y legendaria artista Emily Carr. Tras décadas de contribución y generosidad a la escena artística canadiense, Harris ingresó en la orden de Canadá en 1969, poco antes de su muerte en 1970 a la edad de 84 años.

Para terminar, me parece apropiado dejarles con un cita de Lawren Harris de 1926 que aclara su pensamiento y sus creencias:

“Estamos al margen del gran Norte y de su blancura viva, su soledad y su reposición, sus renuncias y su liberación, su llamada y su respuesta, sus ritmos purificadores. Parece que la cima del continente es una fuente de flujo espiritual que siempre arrojará claridad a la creciente raza de América.”